Actriz de extraordinaria riqueza interpretativa, de un erotismo punzante e irresisitble, y de sensualidad elegante y astuta. Tras haber sido icono de flagrante mediterraneidad, Clara Calamai emerge (a partir de Ossessione -Luchino Visconti, 1943-) en una serie de roles trágicos como mujer siempre fascinante de imprevisibles matices expresivos y de dúctil movilidad emocional que exponen su gracia de modo definitivo en el terreno del drama.

La cena delle beffe (Alessandro Blasetti, 1942)

Portada / Biografía / Presentación / Obra